lunes, 28 de mayo de 2012

Rajoy, en la sartén de Arguiñano


Karlos Arguiñano.

El popular cocinero de Antena 3 Televisión, Karlos Arguiñano, es lo que es no solo por sus recetas, está donde está por su elocuencia, por esa forma tan especial y cercana de explicar las cosas. Cuando emplea su don comunicativo para hablar de cocina, resulta de lo más inocente y dócil, pero cuando pone al servicio del discurso político sus virtudes, hace pupa. Es lo que pasó hace unos días en su programa, cuando en tres minutos dio su opinión sobre la crisis y le hizo un traje tanto al Gobierno como a los banqueros. Era un discurso de ir por casa, no pretendía buscar los antecedentes zapateristas de todo esto, solo quería hablar del presente, de los problemas que ahora, y no antes, tienen los españoles. 

Lanzó un discurso claro, el discurso que más daño puede hacerle a Rajoy si se propaga de boca en boca: "Este Gobierno no cumple con lo prometido y le da nuestro dinero a los banqueros ladrones". Esto, que tiene más de una laguna dialéctica, es un verdadero peligro para la credibilidad del presidente. A pesar de las decisiones tan difíciles que ha tenido que tomar Rajoy, el PP aún mantiene una holgadísima ventaja con respecto al PSOE, un partido lastrado por la mala imagen que se desprende de su gestión de la economía. Pero esto no debe llevar al Gobierno al relax, el discurso de Arguiñano es muy popular y peligroso para los intereses electorales del PP. 

En La Moncloa y en Génova deben estar muy atentos al discurso dominante de la calle, pero también a los que, poco a poco, se van abriendo camino al andar. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada