miércoles, 18 de enero de 2012

Manifiesto de la FAPE para 2012





"Sin periodistas no hay periodismo"



La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), la organización más representativa del gremio, ha hecho público su manifiesto para este año. La FAPE plantea la difícil situación en la que se encuentra la profesión; pide reflexión y medidas. A continuación, podéis leer algunos fragmentos del documento. 

"Recordamos que sin periodistas no hay periodismo, un lema que puede parecer una proclamación pretenciosa pero que viene al caso si se tiene en cuenta que algunos editores están sustituyendo a periodistas por otros perfiles profesionales técnicos no procedentes de las carreras de periodismo.

Instamos al Gobierno a que tome conciencia de que el hundimiento de la prensa afecta directamente a los cimientos de la democracia, a cuya construcción en nuestro país han contribuido con ejemplaridad los periodistas y los medios de comunicación. 

Consideramos urgente un plan de ayudas a la prensa, condicionado al mantenimiento del empleo en las empresas periodísticas; un plan para impulsar proyectos innovadores, no una vía de financiación de recortes laborales y salariales. 
(...) 
Ha llegado la hora de que se reconozcan los derechos de autor de los periodistas como creadores de una obra y que este principio se recoja en la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual. La FAPE situará este objetivo como una de sus grandes prioridades. 

Rechazamos que se pretenda someter la deontología profesional a las leyes del mercado y se sacrifique en aras del entretenimiento y del espectáculo. La realidad no puede ni debe reducirse a un mero entretenimiento.

Nos oponemos rotundamente a que, bajo la etiqueta de “medios públicos igual a despilfarro”, se trate de acabar con un sector que da empleo a miles de periodistas y que, siempre que sean independientes de los gobiernos de turno y se gestionen bajo criterios de austeridad, contribuyen de forma importante al desarrollo democrático, al debate plural y a la difusión de información basada en la objetividad, la imparcialidad y la veracidad.
 
Pedimos a los ciudadanos que no olviden el grado de responsabilidad de los políticos en el deterioro de la credibilidad de los medios públicos con sus estrategias de control de la información y con los nombramientos de representantes en los consejos que no responden a los exigibles perfiles de independencia que marca la ley. 

Ante la convocatoria de concursos públicos de concesión de licencias (radios y televisiones), las administraciones deben exigir en sus pliegos de condiciones proyectos solventes -y no basados en intereses políticos-, que creen empleo, garanticen calidad de la información y dinamicen la sociedad donde surgen. En esta línea de independencia, exigimos que las decisiones sobre las concesiones valoren el proyecto por sí mismo y no por la afinidad ideológica de sus promotores con el Gobierno de turno. 

La FAPE seguirá reclamando que las ofertas públicas de empleo para cubrir puestos de periodistas exijan la titulación de periodista. Hará también la misma reclamación a los medios privados. 

Instamos al Gobierno y a los grupos parlamentarios a que aprueben de una vez por todas una ley de transparencia y acceso a la información pública, un derecho fundamental que reclama la sociedad civil y que reforzaría la calidad de nuestra democracia. 
(...)

La FAPE rechaza la oferta de prácticas no remuneradas y la utilización de estudiantes para cubrir puestos estructurales. Volveremos a insistir ante el Ministerio de Empleo para que intensifique las inspecciones y sancione a los que incumplan la legislación laboral. 

En esta invitación a la reflexión sobre el estado del periodismo, la FAPE recuerda que, como primera organización profesional de periodistas del país, está siempre abierta a la colaboración con todos los sectores comprometidos en los proyectos de impulso de los cambios que se están produciendo en el sector periodístico.
 
Estamos convencidos de que solo con un debate serio y riguroso sobre el estado del periodismo en nuestro país se pueden alcanzar pactos que frenen la sangría laboral, permitan la supervivencia de los medios y devuelvan a éstos y a nuestra profesión la credibilidad y el prestigio perdidos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada